Regístrate
  • Español
  • English
Administrador

JUVENTUD

La juventud dominicana está sufriendo. Su preparación mejora, pero sus ganas por desempeñar un rol mayor en el mercado laboral, su espíritu por emprender se ven claramente limitados. No podemos seguir con una promoción de jóvenes que no encuentran posibilidad de trabajar, independizarse o tener una vivienda propia y formar una familia en mejores condiciones.

Los jóvenes dominicanos son el futuro de nuestra sociedad. La crisis económica les golpea más duramente con tasas de desempleo superiores a la media. Las dificultades económicas les desmotivan y se desesperan tratando de buscar una mejoría personal y en ocasiones les lleva a errores en sus valores y actuaciones impropias. No podemos desaprovechar unas excelentes generaciones de jóvenes preparados, técnicos, profesionales, universitarios, con ganas de participar en la dinámica empresarial y económica. Debemos concederles el espacio para que puedan entrar en el mercado con una reforma laboral. Debemos incentivar su contratación, concediéndoles un incentivo en las cuotas de la seguridad social para las empresas en los empleos en prácticas, pasantías, y primeros empleos.

Las salidas laborales son insuficientes para ellos, y muchos quisieran ser auto-generadores de empleos. En este caso debemos potenciar la generación de préstamos blandos para la micro-empresa que acordemos con algunas entidades bancarias. Potenciemos las bonificaciones de los impuestos de sociedades por la creación de empleo. Desarrollemos el espíritu emprendedor con un incentivo para poder montar un negocio legalmente reconocido. Colaboremos con las universidades, cámaras de comercio e instituciones gubernamentales apoyando el empleo juvenil.

Evitemos la “fuga de cerebros” a otros países por la falta de oportunidades locales. No podemos continuar perdiendo el talento por la falta de una asignación justa de becas a los mejores estudiantes. Debemos promover que los jóvenes con mayor desempeño salgan a formarse al exterior pero vuelvan a su país para generar riqueza. Fomentemos los programas de talento que permitan un correcto incentivo para los mejores, con independencia de su situación socio-económica o política.

Estamos en un cambio de paradigma económico y  tecnológico globalizado, que es cada vez más dinámico y requiere de una adaptación más rápida para no quedar fuera de contexto. Ellos, mejor que nosotros, conciben e interpretan mejor que nadie estos ajustes en el nuevo entorno. Nuestros jóvenes pueden y deben desempeñar un rol clave en el futuro próximo de construir una sociedad mejor. Facilitemos que sean actores protagonistas y no meros espectadores.

Otras propuestas sobre Juventud

Ir al resto de las noticias

Video Destacado